Categorías
Salud

Recomendaciones para una adecuada salud íntima femenina

La salud en líneas generales debe ser un tema de mucho cuidado, las enfermedades atacan en cualquier momento, sin previo aviso en algunos casos, sin embargo si mantenemos una buena manera de vivir, sana y saludable, pues estos problemas de salud disminuyen, claro que estos son diferentes tanto para el hombre como para la mujer, sobre todo si se trata de las partes íntimas.

En el caso de las damas, los cuidados en materia de salud íntima son muy delicados, ya que de esto depende, sin lugar a dudas que se puedan contraer infecciones que degeneren con el tiempo enfermedades mucho más peligrosas, las cuales pueden poner en riesgo la vida de las mujeres. 

Es así que se hace necesario dar a conocer algunos consejos prácticos que permitan a las damas tener una salud vaginal  adecuada, ya que cada zona íntima requiere un grado de atención distinta; teniendo claro  y conociendo estas diferencias, entonces los cuidados estarán más focalizados. 

Algunos consejos para la higiene vaginal 

Dentro de este tópico, existen variadas teorías, más sin embargo lo más importante que debemos tener claro es que realizando algunas de estas sencillas prácticas mejorará su salud íntima; por ejemplo, se debe evitar el uso de ropa íntima apretada y está debe ser preferiblemente de algodón, la cual permite que esta zona tan húmeda, respire de manera natural. 

En la mayoría de las damas es costumbre que luego de una relación, utilizar las duchas vaginales, hábito que debe cambiar, ya que estos productos al ser usados elimina las baterías que de manera natural son producidas en esta zona, lo cual puede generar infección e irritación. Por tal razón es recomendable el uso de un jabón con características neutro, el cual por su condición, no afecta le PH de la zona íntima femenina.

En el caso de la mujer con menopausia los cuidados son obviamente los mismos, salvo que por tener esta condición, se debe tener por la no producción de estrógenos, la referida zona disminuye el flujo, por tanto se aconseja mantenerla húmeda utilizando productos que la hidraten y la mantenga lubricada, para evitar resequedad y por tanto convertirla en un foco de infección.